Noticia a comentar para la Generación Recuperada

 Más de lo mismo

En síntesis:

  • ¿Eludir la realidad se puede calificar como manifestación del Síndrome del avestruz?

  • Segunda visita de Núñez Feijóo a Cuba y el olvido de la situación de los nietos de gallegos con expedientes abiertos desde hace 6 años en el Consulado de La Habana

  • Repite el comportamiento de hace 2 años y medio que comentamos aquí mismo

  • La Ley de galleguidad se queda corta porque ya Zapatero y su gobierno otorgó la posibilidad de obtener la nacionalidad española a la Segunda Generación (los nietos), es decir, la Generación Recuperada

  • La Ley gallega, sin embargo, no considera a los nietos de emigrantes gallegos con derechos a retornar a España y acceder a los mismos derechos que los descendientes de la primera generación

  • La situación del atasco que afecta a los gallegos cubanos y su descendencia ‘pasó por debajo de la mesa’ en el Consello

  • Todo el mundo, incluyendo la prensa subvencionada, pasa de puntillas por el tema y lo eluden con olímpica pasmosidad

 

La Generación Recuperada (casi, diríamos nosotros) está sufriendo el Síndrome del Avestruz por parte de sus ‘líderes o representantes públicos’, que ya al oírlo sabemos de qué va el asunto. De todas formas requerirá una breve matización

¿Qué es el llamado  Síndrome del Avestruz?

Pues dados a la tarea de definir este punto me fui  a los brazos de nuestros inefables amigos, el tío google y nuestra entrañable Wikipedia, libre además, de publicidad

El empeño nos ha dejado un ramillete de excelentes reflexiones que reseñamos ya…

Porque son varias las disciplinas del saber que tienen que ver con esta enfermedad o trastorno moderno. En psicología se trata de un miedo incontenible a ciertos factores de riesgo, en especial el miedo de algunos personajes públicos a ser increpados públicamente ante graves carencias de las instituciones

 

Eludir la realidad o el síndrome del avestruz

La segunda visita de Núñez Feijóo a Cuba y el olvido de la situación de los nietos de gallegos con expedientes abiertos desde hace 6 años en el Consulado de La Habana

 

Nos encontramos en nuestra consulta al ‘tío g’ que este mal, el síndrome del avestruz,  se caracteriza por:

  • Negar la realidad
  • Falta de comunicación y transparencia en los procedimientos
  • Postergación de decisiones importantes
  • Recortes de funcionarios y disminución de gastos a cualquier precio

Este síndrome se presenta más a menudo en situaciones de crisis o vacío de poder, que no es exactamente el caso.

Si vemos que fuera deseable que Núñez Feijóo hubiera estado a la altura de su misión  porque el político es aquel que resuelve los conflictos mediante el manejo de voluntades para lograr alcanzar un bien común para todos. Dentro de este contexto, la participación política y la participación ciudadana se encuentran relacionadas.

Entonces sería de alabar que se preocupara de los gallegos en Cuba que esperan por las Calendas griegas en la cuestión del acceso a la nacionalidad por Ley Nietos en La Habana.

Lo más delicado del asunto de Feijóo en la Isla es que repite el mismo comportamiento. Ni oler el tema del atasco del Consulado, ignorarlo y que la segunda generación de gallegos se apañe como pueda

 

 

Galicia y la visita de Nuñez Feijóo a Cuba en diciembre de 2013

Resumen de lo dicho hace 2 años y medio

 

¿Propuso alguna idea o iniciativa para acabar de resolver los miles de expedientes acumulados en cajones de las oficinas de la Lonja del Comercio de La Habana?

¿Reflexionó con la ‘colectividad’ el porqué su Partido no ha resuelto las discriminaciones que impuso la Ley 52/07, entre las que se destaca, las que sufren los descendientes de las mujeres gallegas que emigraron a Cuba o a cualquier otro país americano?

¿Escuchó las opiniones libres y espontáneas de la gente sencilla sobre este y otros temas de las relaciones de los cubano-gallegos con su origen?

¿Hizo alguna promesa concreta y medible en el tiempo a la llamada ‘colectividad’ gallega?

Pues NOOOO…

Cabría aquí, como colofón, lo dicho por un cubano-español universal: 
“Las palabras son para decir la verdad, no para ocultarla” (José Martí).

 

¿Qué sucedió en el XI Consello de Comunidades Galegas?

 

generación recuperada

Antiguo Centro Gallego de La Habana. Vista actual luego de remodelación. Cortesía de Doble R

 

Si nos atenemos a lo dicho por la prensa española dirigida a la diáspora, hasta ayer, todo fue positivo, fructífero, etc, etc.

Aquí no cabe aquella lapidaria frase de que “Salvo alguna cosa que es lo que han publicado algunos medios de comunicación“. Es que los medios han dicho eso, salvo, eso sí algunos quejicas sobre el cansancio del viaje para los argentinos, el cambio de horarios y otros de menor relevancia.

Pero el resto había sido ‘pan de gloria’ según un resumen desde la capital antillana de Laura Gómez hace algunos días.

Pero ahora mismo al retocar este artículo, casi listo, me entra el Boletín de Crónicas de la Emigración con las críticas de una de las participantes, nada menos, que Marisol Palomo, presidente de los gallegos en Bruselas. Y miren las perlas, entre otras varias, que nos deja.

“Yo creo que hay que ser más neutral y ellos fueron allí a buscar votos. Había momentos que parecía un mitin político”, asegura Palomo, quien reconoce que desde el Centro Gallego están pensando la posibilidad de ahondar la ‘galeguidade’ “para no tener la imagen de pertenecer a ningún partido político”. “Es triste –explica– pero nos sentimos utilizados y nos preguntamos qué perdemos si renunciamos a la ‘galeguidade”. Palomo asegura que para ser menos políticos el departamento de Emigración “no debería pertenecer al presidente, debería ser una organización independiente en la que estuviera gente de la emigración”

 

Como diría una vieja amiga: más claro, un cubo de agua acabado de llenar del grifo.

En la reunión se ponderó la Ley de galleguidad. Y ¿qué dice esta disposición?

En su definición del artículo 2 , dice:

“Se entiende por galleguidad, a los efectos de la presente ley, el derecho de las comunidades gallegas asentadas fuera de Galicia a colaborar y compartir la vida social y cultural del pueblo gallego, tal y como señala el artículo 7.1 del Estatuto de autonomía de Galicia”

Más adelante nos encontramos con algo sorprendente, referido a la condición de gallegos retornados.

¿Y por qué sorprendente? se preguntará UD.

Dicha condición de retornado para los hijos/as de gallegos se consigue si el gallego demuestra “Estar en posesión de la nacionalidad española”.

Entonces, es muy importante ver este punto…porque además de ser hijo/a de gallego/a nacido en España hay que tener la Nacionalidad española.

Dice así:

Artículo 54. Requisitos para adquirir la condición de gallego/a retornado/a.

Los requisitos, con carácter general, para adquirir la condición de gallego/a retornado/a son los siguientes:

a) Ser gallego/a y nacido/a en Galicia.

b) Acreditar o tener relación filial, conyugal o análoga a la conyugal, según lo dispuesto en el artículo 53.2 de la presente ley.

c) Estar en posesión de la nacionalidad española y estar vinculado/a un ayuntamiento gallego en el padrón de residentes en el exterior antes del retorno.

d) Estar empadronado/a en un municipio de la Comunidad Autónoma de Galicia.

El periodo de tiempo de residencia en el exterior, los requisitos y otras condiciones particulares, así como el procedimiento para adquirir la condición de gallego/a retornado/a, se determinarán reglamentariamente.

Lo que podríamos reprochar de este cónclave y de esta visita

 

La sede del XI Consello en La Habana no puede tener mejor sitio, que el antiguo centro gallego, por tanto lugar ideal para tratar todo lo que afecta a la colectividad en la Isla.

Desde nuestro punto de vista la Ley de galleguidad se queda corta porque ya Zapatero y su gobierno otorgó la posibilidad de obtener la nacionalidad española a la Segunda Generación (los nietos), es decir, la Generación Recuperada.

Sin embargo la Ley de Galleguidad no considera a los nietos de emigrantes gallegos con derechos a retornar a España y acceder a los mismos derechos que los descendientes de la primera generación. Si ya el Estado español reconoció este derecho, ¿cómo es posible que esta Ley no lo incluya?

 

Antiguo centro gallego Habana

Interior del Gran Teatro de La Habana, que antes perteneció a la diáspora gallega en Cuba. Cortesía de Doble R

 

Comoquiera que no se ha publicado nada de la posible preocupación del Sr. Núñez Feijóo o de las asociaciones gallegas de la Isla, acerca del ‘pollo’ armado en el Consulado habanero, podemos inferir que pasó ‘por debajo de la mesa’

Tememos que no se abordó el asunto.

Recordar aquí que el atasco es consecuencia de los recortes del Ejecutivo español en cuanto a la asignación de personal para atender las decenas de miles de expedientes de nacionalidad por Ley de Nietos y algunos cientos por Ley 36/02.

Esto es sintomático y refleja el síndrome del avestruz que hemos fundamentado al inicio de este textículo.
Más claro: se habla de ‘lo humano y lo divino’ pero no se habla de algo que está pesando sobre los jóvenes descendientes de gallegos en Cuba
Todo el mundo, incluyendo la prensa subvencionada, pasa de puntillas por el tema y lo eluden con olímpica pasmosidad, si me permiten el término.
Así vamos en este mundo donde los políticos se ponen al lado de la gente de a pie sólo cuando necesitan el voto.
Luego se van a los palacios a entrevistarse con los dictadores o los oligarcas, a tomar champán con los poderosos, para estar a la altura de su moral de pacotilla

 

Edición Martes