Se inicia el procedimiento parlamentario para el otorgamiento Nacionalidad

española para descendientes sefardíes

 

#descendemig, #nacionesp_Sefarad

Nacionalidad para los Sefardíes: Inicio de tramitación parlamentaria para la 8va. reforma del Código Civil español. Expulsión judíos de España. Elaboración propia

 

 

El Consejo de Ministros ha dado luz verde, a propuesta del Ministerio de Justicia, a un anteproyecto de ley de modificación del Código Civil para conceder la nacionalidad española a los judíos sefardíes que justifiquen tal condición y su especial vinculación con España, y sin necesidad de renunciar a su anterior nacionalidad.
Actualmente, existen dos medios para obtener la nacionalidad: ser acreditado sefardí y probar residencia legal durante dos años, o por carta de naturaleza, si el interesado tiene circunstancias excepcionales.
Con esta norma, según ha precisado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se concreta “cómo pueden establecerse esas circunstancias excepcionales, por tanto, esa vinculación especial con España, se regula un procedimiento para la tramitación de solicitudes y se reforma el Código Civil para que, como consecuencia de la adquisición de la nacionalidad española, no tengan por qué perder su nacionalidad de origen”.
La vicepresidenta ha indicado que la comunidad sefardí ha mantenido, “a pesar de la dispersión y del tiempo transcurrido desde 1492, la lengua, los usos, los nombres que atestiguan sus vínculos y orígenes”.

Por su parte el Ministro de Justicia Ruiz Gallardón ha precisado que

“… Lo único que se exige es la pertenencia a la comunidad sefardí”

Según Gallardón esta es una deuda histórica que España debe saldar.

“Había una deuda histórica consistente en permitir a aquellos que siempre han querido ser españoles, que allá donde viviesen han llevado, dijera lo que dijera su pasaporte, nuestra lengua, el sentido de pertenencia (…). Muchos de ellos, como ocurre en el bazar de Estambul, guardaban incluso las llaves de sus casas, esas casas de las que fueron expulsados”, ha indicado el ministro para subrayar que “hoy tienen la puerta abierta para volver a ser lo que nunca debieron dejar de ser, es decir, ciudadanos españoles de pleno derecho”.
Gallardón ha recordado que este proceso de reencuentro, que ahora culmina, se inició a mediados del siglo XIX, cuando “se tomó conciencia clara de la existencia de comunidades de judías sefardíes que tras su expulsión en 1492 –algo de lo que España “no debe sentirse orgullosa”–, había mantenido esa identidad, no solo la lengua, sobre todo, la convicción de que seguían siendo parte de una España que les había expulsado”.

Nacionalidad española para descendientes sefardíes

Lo dicho por Doble R sobre el tema en este blog…

 

 

Todo comenzó en esta bitácora con un artículo comentando la noticia el 5 de diciembre de 2012…entre otras cosas dijimos: “Se calcula que unos tres millones de descendientes de los judíos expulsados de España podrían beneficiarse de la medida.
Los judíos sefaradíes (españoles) adquirirán la nacionalidad española en forma automática cuando nazcan “vivan donde vivan”. Hasta ahora como los latinoamericanos, los sefaradíes necesitaban dos años de residencia en España.


El nuevo procedimiento para concretar este histórico beneficio para con los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492 fue presentado en la Casa Sefarad-Israel, en Madrid, por los ministros de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón y el de Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo.”


Luego hablamos del método para obtener la Nacionalidad:  “En resumen hay una forma ahora mismo de que un sefardí adquiera la Nacionalidad española y es por Residencia legal en España. La nueva normativa para acceder a la Nacionalidad española por Carta de Naturaleza o similar no está aún publicada. Por tanto hay que esperar para saber cómo hacerlo desde el Exterior, si fuera el caso”.

Más adelante continuamos dando nuevos elementos acerca del tema“La comunidad sefardí, hoy en día, es mucho más numerosa en el Estado de Israel, donde hubo desde tiempos otomanos una comunidad en Safed, Galilea. En la actualidad, existen comunidades en las ciudades de Tel Aviv, Haifa y Jerusalén. Tienen su propia representación en la Knesset e incluso un rabino actúa como líder de la comunidad, Shlomo Amar. El partido religioso sefardí Shas es una de las principales fuerzas políticas en Israel y la fuerza «confesional» más numerosa. Calle de Ladadika, en uno de los antiguos barrios judíos de Salónica. Recordamos que las cifras de descendientes de sefardíes asentados en América, a los cuales podría interesarle la Nacionalidad española serían:

  • Estados Unidos: alrededor de 350 mil sefardíes
  • Argentina: alrededor de 40 mil sefardíes
  • Brasil: alrededor de 60 mil sefardíes
  • Cuba: alrededor de 21 mil sefardíes
  • Canadá: alrededor de 60 mil sefardíes 
  • México: alrededor de 20 mil sefardíes”



Abordamos seguidamente el tema de los apellidos serfardíes o sefarditas  y el 13 de diciembre del propio año 2012 publicamos un artículo con muchas claves alrededor de cuáles podrían ser considerados apellidos sefarditas, en esta entrega ‘Más sobre los sefardíes: Apellidos sefardíes’.

 

“Es cierto que los judíos tomaron tradicionalmente apellidos inspirados en personajes bíblicos, pero esos son también comunes en los individuos de religión islámica o cristiana. Otra fuente de inspiración propia fueron los motivos naturales, metales, piedras preciosas o sustancias, o simplemente los nombres de los colores. Por último debemos citar el caso de los judíos conversos que adoptaron voces de inspiración cristiana”


No es posible asegurar si un apellido concreto es judío o no. El hecho de que un determinado apellido sea portado por un judío no implica que ese apellido sea judío y por ende que todos los que lo llevan tengan origen judío. El proceso debe ser justo el contrario dado que podemos afirmar sin ninguna duda que los apellidos judíos todavía en uso, con sus modificaciones, falsificaciones, etc. que estén referenciados en apellidos de origen español determinan la herencia sefardita en un judío.


Esta información sobre los apellidos hispanos que son de origen sefardita, durante la llamada Santa Inquisición, cientos de miles de judíos sefarditas se vieron obligados a convertirse al cristianismo obligados si no los mataban o camuflar su apellido para encubrir su origen”.


Continuando con la serie sobre la Nacionalidad española de los sefardíes o sefarditas expresamos nuestra congratulación por tal reconocimiento…
“Esto significa que los Bichoznos (VI generación) o tal vez la VII u VIII generación luego de la expulsión de los judíos de España tengan el reconocimiento de sus raíces hispánicas. Esto es volver a las raíces, como nuestro grupo Retorno a las Raíces, por tanto estamos entusiasmados con la novedad y consideramos muy justa la decisión del gobierno, como antes aplaudimos también la Ley de Memoria Histórica que mediante la Disposición Adicional 7ma  hizo posible que alrededor de medio millón de descendientes de españoles tuvieran derecho a que le fuera reconocida su pertenencia a la familia hispana. 


En este caso la población que puede beneficiar sería mucho mayor pues se trata, según cálculos extraoficiales, de  más tres millones de descendientes sefardíes desperdigados por el mundo, especialmente en América y muy específicamente en Iberoamérica”.


En diciembre de 2012 culminamos la serie de post sobre la posible normativa para el otorgamiento de la Nacionalidad española a los descendientes de los judíos expulsados de España con una recomendación muy concreta: ‘Los doce pasos iniciales para obtener los documentos que demuestren el pasado sefardí’.

Finalmente en noviembre pasado criticamos el incumplimiento de la promesa y las posibles causas en el post titulado: ‘Nacionalidad española para los sefardíes: Primer aniversario de una promesa incumplida’.
Una de nuestras hipótesis fue la relacionada con este comentario:

“…Según un estudio, es muy probable que todos los judíos actuales cumplan ese requisito. Joshua Weitz, investigador del Instituto Tecnológico de Georgia, trata de demostrar que la medida del Gobierno español se aplicaría más bien a la gran mayoría de los judíos. La conclusión la alcanzó Weitz aplicando al caso judío un modelo de dinámica genealógica que indica que, incluso con estimaciones conservadoras, casi todos los judíos actuales llevarían al menos algunas gotas de sangre de los expulsados en 1492. “Y concluye diciendo el autor de este artículo:”Que esta medida, señores Rajoy y Gallardón, vea la luz. Es una ley que nos bendecirá y que contrarrestará otras que están acarreando juicio de Dios a España”. 



»Hoy en día se siente en silencio el dolorioso refren lleno de sospiro:
«Yo sufro, Señor,
Yo sufro tu saña,
Perdí mi amor,