Registros Civiles

 Los entresijos de otro ‘patinazo’…

La presión del Sindicato independiente (CSIF) y la movilización de los funcionarios de los registros civiles han logrado darle la vuelta al asunto de la privatización de este servicio público, al menos de momento.

 

La noticia saltó el viernes pasado y martes 28 habrá la primera ronda de conversaciones para intentar llegar a un acuerdo factible para las partes.
Con el desgaste del gobierno, atenazado por la corrupción, la importante pérdida de credibilidad  y los patinazos del Ministerio de Justicia en temas tan sensibles vislumbramos un final feliz para este problema.
Claro, primero habría que ver si las intenciones de la dirección del ministerio son ciertas y no una jugada para ganar tiempo.

Historia de un fracaso

El Ministerio de Justicia, entonces encabezado por Alberto Ruiz-Gallardón, anunció en diciembre de 2012 su intención de delegar en los registradores de la propiedad la gestión —no la titularidad— del Registro Civil, llevado por jueces desde el siglo XIX. Y abrió la puerta a que ciertos trámites menores dejaran de ser gratuitos para el usuario.

En octubre de 2013, para frenar las protestas, Justicia reculó y aseguró que todos los trámites del Registro Civil, “sin excepción”, seguirían siendo gratuitos tras la cesión. Se abrió entonces un conflicto entre el ministerio y el Colegio de Registradores, que se negaba a asumir ese trabajo sin cobrar nada a cambio.

En junio de 2014, Justicia rompió las negociaciones con el Colegio y anunció que sería un pequeño grupo de registradores mercantiles —no los de la propiedad, mucho más numerosos— quienes llevarían el Registro Civil.

El 4 de julio el Gobierno aprobó por decreto el calendario de cesión en varias fases, que se iniciaba en julio de 2015 y culminaría en enero de 2017. Ese es el calendario que Justicia paralizó ayer.

¿Gestión pública y gratuito o Gestión privada y de pago?
Si en el acuerdo al que se llegue se toman en consideración los intereses de todas las partes y sobretodo los de los ciudadanos, pues adelantamos nuestras congratulaciones. Contar con servicios de calidad, además de gratuitos, sería lo mejor para todos.
Que muchos registros demuestren desidia y demoras injustificadas en la atención de los trámites de los ciudadanos nos parece un asunto importante y que debe comprometer a los funcionarios.
Los que estamos relacionados con este mundo de la gestión documental conocemos muy bien los defectos que podrían tratar de solventarse con esta negociación. Lo que ha dicho el CSIF es “…que La semana pasada, desde el propio ministerio se nos adelantó que el Gobierno está dispuesto a “negociar todo, incluido el modelo de Registro Civil sin sujeción a plazo alguno” y por tanto a revisar el proyecto de privatización. El propio Ministro de Justicia reconoció a CSIF en una reunión bilateral que aún no había una decisión definitiva y manifestó su interés por nuestra alternativa sobre la base de un Registro Civil público gestionado por funcionarios de Justicia”.
Esta decisión de frenar la privatización es coherente por tanto con la oferta de diálogo que viene ofreciendo el Ministro de Justicia en las últimas fechas tanto a sindicatos como a partidos políticos para acordar un modelo de Registro Civil.
Más adelante el sindicato manifiesta “De confirmarse,supondría un éxito de las movilizaciones protagonizadas por los trabajadores del Registro Civil a lo largo de los últimos dos años, con el apoyo de organizaciones como CSIF, que desde el primer momento ha estado al lado de los empleados públicos defendiendo su profesionalidad y el carácter público de esta institución.
CSIF defiende un Registro civil público gestionado por funcionarios de Justicia y, una vez más, nos remitimos a la propuesta presentada al Ministerio de Justicia y que concretaremos en un documento más extenso en los próximos días.  Para ello se hace preciso derogar las leyes 20/2011 y 18/2014, aprobadas por los  Gobiernos de PSOE y PP, respectivamente, que abrieron el proceso de desjudicialización del registro y su posterior entrega al colectivo de registradores.”



Desde Doble R auguramos un buen acuerdo y el compromiso de ambas partes para que la agilidad y la calidad del servicio de los Registros Civiles españoles sea lo que sientan los ciudadanos de a pie en cualquier lugar de este país.

Enhorabuena…!!