Cuartillazo…!! A propósito del artículo de The Economist.   Sobre el artículo divulgado por este Grupo, aparecido el pasado 11 enero 2012: NACIONALIDAD, Ciudadanía múltiple, la vía del futuro, y del cual mi colega Norberto ha  comentado: “Si a esto añadimos el proteccionismo sobre el Atlántico (en concreto, los que tendríamos ciudadanías española-europea y, a la vez, estadounidense), entonces la cosa se pone peor aún: el concepto de "ciudadano del mundo" permanece como una fantasía ilusoria…”. Toda la razón pero vale recordar que ilusorias también son las verdades que se nos venden desde hace mucho, desde el Vaticano hasta la ONU, es decir, la realidad es del color del cristal con que se mire. Sin embargo para los latinoamericanos descendientes de emigrantes europeos es otra la cuestión, y especialmente para los Nuevos Españoles ha significado mucho, aparte, claro está, del  tema ético que engloba. Nuestras ex metrópolis coloniales siguen estando en el Norte y obtener la condición de europeo a través de los padres o abuelos, puede abrir muchas puertas, asegurar una vida mejor a pesar de todo lo que se diga de los problemas de la “vieja Europa”. Conviene a ambas partes: se amplían los horizontes, se abandonan sociedades plagadas en general de gobiernos formados por élites aferradas al poder, incertidumbre, inmovilismo, nepotismo, culto a la personalidad y otros etcéteras. Por otro lado también es un paso inteligente para España, necesitada de inyección de población con capacidad para reproducirse más activamente y amortiguar el proceso de envejecimiento que sufre, es también una forma de atraer a los “suyos”, es decir, los retoños de aquellos que partieron a hacer las Américas para que vuelvan a la Madre-Abuela Patria y repueblen aldeas, empujen el carro de la economía con sus bríos y se fundan en los empeños de estos 47 millones de personas. Por mucho que se diga de los problemas de acá no deberíamos olvidar los problemas de allá, es decir, de dónde viene la Generación Recuperada (léase Cuba, Argentina, México, USA y Venezuela). Tal vez podamos enfrentar y comprender como nadie el reflejo de la crisis del mundo mundial en esta tierra, cuando recordamos la inseguridad diaria para solventar las necesidades de la familia, la disminución generalizada de la calidad de los servicios educativos, la falta de oportunidades para potenciar las inteligencias  personales entre otras “miserias humanas”, de los terruños originales. Sin descontar que a pesar de las raíces que nos unen siempre habrá dificultades para la inserción definitiva considerando los períodos de adaptación requeridos…pero como me ha comentado hace poco una amiga: todos dicen que la “cosa” está mal en España o cualquier otro país donde van los que emigran, pero todavía veo muy pocos que regresan…eso quiere decir que no está tan mal como algunos la quieren pintar. Incluso nos ha sorprendido gratamente el hecho de que en el sur de la Florida más de 20 mil descendientes hayan solicitado el pasaporte español y su condición de europeos. Esto significa, a mi juicio, que por mucho que se diga y se trate de atar a la gente a un solo lugar y a un solo estado como si aún estuviéramos en el medioevo, la gente, las personas desean ser libres para irse a vivir adonde deseen, no importa que tengan el pasaporte más deseado, como lo es el americano…pero ni aún así. Claro para conocer las razones por las que esos 20 mil en Florida decidieron optar a la Nacionalidad española habría que investigarlo pero creo que en el fondo estarán ligadas causas éticas y prácticas, como podría ser el deseo de no estar atados a un lugar en un mundo cada vez más global. Recuerdo las palabras de un empresario de origen cubano residente en USA que fue cliente nuestro y que nos explicaba por qué le interesaba  el pergamino español a través de su bisabuelo: “estoy pensando que si Cuba sigue como va no podré regresar y no quiero quedarme hablando inglés toda la vida”(sic). Lo que pasa es que los caminos que abre la Nacionalidad no sólo afectan e interesan a los implicados directos si no que significan una esperanza de futuro de muchos familiares de esta Generación: significa que teniendo unos padres españoles de origen por LMH se puede obtener una residencia legal en España primero y luego en Europa pues el cordón umbilical ya está conectado y sólo ahora se necesita seguir el curso. Muchos no desean tampoco abandonar la tierra donde nacieron, una postura tan válida como cualquier otra, y otros se han ido o se irán a reunirse con su familia en USA o cualquier otro lugar de asentamiento….sin duda cada una de estas opciones simbolizan una prerrogativa, una forma de libertad individual que debemos respetar. Desde Doble R, seguiremos estando con esta Generación Recuperada.