Blogueando la Noticia…

Por su importancia y siguiendo la línea de publicación de nuestro blog, es decir, todo lo relacionado con los ‘nuevos españoles’ y sus raíces, reproducimos este artículo aparecido en el día de hoy en el Nuevo Herald.

Tomado íntegramente de…

Los primeros habitantes europeos en Estados Unidos, contrario a creencias populares, eran hispanos.
Cuando los Peregrinos, buscando la libertad religiosa lejos del rey James I de Inglaterra, tocaron las costas de Massachusetts en 1620 para formar una de las primeras colonias de origen anglosajón, la ciudad de San Agustín, en el noreste de la Florida, ya cumplía más de 55 años desde su fundación por los españoles.
De hecho, el explorador español Juan Ponce de León había reclamado parte del territorio que conforma actualmente la Florida para la corona española en 1513, bautizando al estado con su nombre actual.
Gran parte de esta herencia hispana de los Estados Unidos ha quedado relegada en los libros de historia y en las escuelas — hasta ahora.
Cinco siglos después de la llegada de Ponce de León, las autoridades de la Florida y de España, así como también diferentes organizaciones, están tratando de reactivar el interés por esta parte de la historia y cultura del país a través de campañas y eventos educativos.
MITOS Y VERDADES
“Esta región tiene una de las historias coloniales más ricas de Estados Unidos, como también unas de las más incomprendidas”, dice J. Michael Francis, profesor de historia en la Universidad del Sur de la Florida en St. Petersburg y uno de los más reconocidos expertos sobre el tema.
Francis dice que la historia de la Florida está plagada de verdades a medias.
Tras ser despojado de su puesto como gobernador de Puerto Rico por los herederos de Cristóbal Colón, el rey Fernando II de Aragón le otorgó a Ponce de León un nuevo contrato para encontrar la llamada isla de Bimini, actualmente parte de Bahamas. Es así que Ponce de León se topa con la península en 1513, a la cual llama “La Florida” en parte por su flora y por la festividad de la Pascua Florida.
El explorador no encuentra ni oro ni piedras preciosas en la Florida, y tras emprender una segunda expedición ocho años después, es alcanzado por una flecha de la tribu Calusa, que por ese entonces ocupaba el sur de la Florida. Semanas después, Ponce de Leon muere en 1521 en Cuba a causa de una infección por la herida.
Es aquí que comienza el mito sobre lo que Ponce de León supuestamente estaba buscando en la Florida: La Fuerte de la Juventud, un manantial con poderes curativos.
“No hay ningún tipo de evidencia que indique que Ponce de León buscó esta fuente, no hay mención alguna en ninguno de los dos contratos con la corona española para las expediciones”, aclara el erudito de origen canadiense.
Francis dice que la historia se originó años después de la muerte de Ponce de León. En 1535, el historiador oficial de la corona, Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés, quien odiaba a Ponce de León por ser “arrogante y crédulo”, escribió en uno de sus relatos que un grupo de indígenas del Caribe engañó al explorador diciéndole que en la península existía un manantial en donde aquellos que se bañaban recuperaban su juventud y su salud; Ponce de León, según el historiador, se pasó seis meses deambulando por la Florida en busca de la fuente.
“Al poco tiempo, lo que comenzó como una invención se transformó en verdad, hasta que terminó siendo aceptado por prácticamente todo el mundo”, dice Francis. “En realidad, Ponce de León estaba buscando algo de lo que pudiera sacar ganancias, ya sea oro o la captura de indígenas para usar de esclavos”.
CIELO E INFIERNO
Para la corona española, la Florida era un punto estratégico que servía de puerto entre la Madre Patria y las islas del Caribe.
En 1565, el almirante Pedro Menéndez de Avilés logró fundar San Agustín, la primera colonia permanente en los Estados Unidos, pero no sin un alto costo humano: para el final del siglo 16, un 80 por ciento de las tribus indígenas originarias de la Florida habían sido aniquiladas.
“Fue una guerra total. Nos superaban en armamento, pero nosotros conociamos mejor la tierra”, dice Willie Johns, historiador de la Tribu Seminole de la Florida.
Lo que se conoce actualmente como la Tribu Seminole es un conglomerado de varias tribus originarias del norte de la Florida y el sur de Georgia que se unieron para pelear contra los europeos.
A pesar de las batallas, tanto Johns como Francis están de acuerdo en que años después, este choque de culturas supo, hasta algún punto, beneficiar a ambos. Dice Francis que los españoles establecieron rutas de comercio con las tribus. Además de sus enfermedades, los europeos trajeron al nuevo continente sus ranchos de ganado y un conocimiento avanzado de la agricultura.
Según Johns, esta “alianza” les permitió a los Seminole comprarle armas a los españoles durante la tercera guerra entre la tribu y el ejército de los Estados Unidos en 1856, cuando el gobierno intentó trasladar de manera forzosa a los Seminole a Oklahoma. Durante el conflicto, los españoles también ayudaron a muchos indígenas a huir a Cuba.
“Cuba era nuestro mejor amigo, no los veíamos a ellos como españoles, pero lo eran,” dice Johns.
La península también sirvió de refugio a cientos de afroamericanos que huían escapando de la esclavitud Británica en el norte.
Dos millas al norte de San Agustín, los españoles establecieron en 1738 Fort Mose, un asentamiento para los esclavos negros que escapaban de las colonias de Georgia y Carolina del Sur.
Francis cuenta que allí se les dio trabajo a mujeres y niños esclavos fugitivos en las plantaciones españolas, mientras que a los esclavos varones que pasaban la inspección militar se les concedía la libertad por parte de España, a cambio de la conversión católica y cuatro años de servicio militar.
“Te encuentras con una versión completamente diferente de la historia observando las experiencias de los afroamericanos en la Florida”, dice Francis. “Fort Mose es la comunidad de afroamericanos libres más vieja del país. La noción de que los negros intentaban escapar hacia el norte data de mucho más adelante”.
REIMAGINANDO A LA FLORIDA
En el 2009, un grupo de empresarios latinoamericanos creó la organización sin fines de lucro España-Florida con el propósito de impulsar la exploración de la cultura hispana en el estado.
La idea, según el presidente de la fundación España-Florida Emilio Sánchez, es educar a los residentes sobre la rica historia colonial de la Florida y de esta manera generar un interés turístico por ese aspecto de la zona.
“Nuestro objetivo es destacar la presencia española en Estados Unidos, fortalecer los vínculos entre España y Miami. Aquí existen muchas compañías españolas,” dijo Sánchez.
Desde entonces, tanto el Departamento de Estado de la Florida y la Embajada de España en Washington, como el Centro Cultural Español en Miami han trabajado juntos en la iniciativa, que tiene como punto principal la celebración por los 500 años de la llegada de Ponce de León a la Florida.
Diferentes actos y eventos educativos se han llevado a cabo desde principio de año y continuarán hasta diciembre. En total las actividades llegarán a alrededor 150 eventos para fin de año.
En agosto, la Torre de la Libertad en el ‘downtown’ de Miami albergo una exhibición multimedia, curada precisamente por el profesor Francis, sobre el aniversario de los 500 años llamada “Imaginado La Florida”. La exhibición será presentada en distintas partes de la Florida a lo largo del año.
Durante este mes tendrá lugar una exposición en el Centro Cultural Español en Miami sobre la influencia de la música española en Estados Unidos.
También se pondrá mucho énfasis en eventos alrededor de la Feria Internacional del Libro en Miami en Noviembre, dijo Guillermo Corral, Consejero Cultural de la Embajada de España en Washington.
Corral agregó que el broche de oro a las celebraciones podría ser la visita a Miami del rey de España, Juan Carlos I. Sin embargo, su visita todavía no se ha confirmado ya que el rey se esta recuperando de una cirugía a la columna.
Más allá de las intenciones detrás de las celebraciones, el antropólogo y profesor de la Universidad Internacional de la Florida, Dennis Wiedman, piensa que celebrar la colonizacion de America es una falta de respecto a las culturas nativas de Norteamérica.
“Algunos grupos dirían que Colón nunca descubrió nada, que estaba básicamente perdido”, dijo Wiedman. “Otros dirían que la invasión europea fue básicamente terrorismo.”
Por su parte, Corral dijo que el significado de las celebraciones tiene que ver más con el presente de los hispanos en Estados Unidos que con su pasado.
“Es parte de la idea de que lo hispano y lo latino no son algo nuevo, que no es el producto de una inmigración reciente”, Corral dijo. “Sino que los latinos no son extranjeros. El idioma y la cultura están presentes desde la fundación de este país.”
…………………….
Grupo Doble R, Retorno a las Raíces.
C/ Joan Güell, 186 . 08028, Barcelona
Telf. +34 933220324 y +34 692151829
Email:<asesores@grupodobleR.com>,

Web: http://www.grupodobleR.com