Sábado, 07 de Mayo de 2011.

BRUSELAS, 1 May. (EUROPA PRESS) –

   El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha enviado una carta al presidente francés, Nicolas Sarkozy, y al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en la que les indica que está dispuesto a aceptar su petición de restringir la libre circulación de personas en el espacio Schengen y a permitir el restablecimiento “temporal” de las fronteras interiores en la UE.

   Sarkozy y Berlusconi habían reclamado al Ejecutivo comunitario una reforma del acuerdo de Schengen tras su disputa por la negativa francesa a permitir la entrada de inmigrantes tunecinos a los que Italia ha dado un permiso temporal. “Queremos que Schengen viva, y para que Schengen viva, Schengen debe ser reformado”, dijo Sarkozy tras reunirse en Roma con Berlusconi el pasado 26 de abril.
   En su misiva de respuesta, Barroso confirma que la Comisión está examinando el “refuerzo” de las reglas que gobiernan el acuerdo Schengen y que “próximamente” presentará propuestas en este sentido.
   “El restablecimiento temporal de las fronteras es una posibilidad entre otras que, a condición de estar sujeta a criterios específicos y bien determinados, podría constituir un elemento para reforzar la gobernanza del acuerdo Schengen”, anuncia el presidente del Ejecutivo comunitario.
   Barroso se muestra asimismo favorable a “un refuerzo de la capacidad de acción y de las competencias” de la Agencia Europea de Control de Fronteras (FRONTEX), tal y como pedían también París y Londres. En este sentido, recuerda que Bruselas presentó propuestas en febrero de 2010 para que FRONTEX cuente con sus propios medios y para forzar a los Estados miembros a prestarle más barcos y aviones y señala que es “imperativo” encontrar un acuerdo entre los Veintisiete para adoptarlas.
   También reclama a los Gobiernos que alcancen un acuerdo para reforzar el sistema de asilo europeo, bloqueado en el Consejo de Interior de la UE desde hace meses, antes de 2012, y agradece el apoyo de Francia e Italia.
   El presidente del Ejecutivo comunitario celebra también “los esfuerzos conjuntos de Francia e Italia para encontrar una solución a las dificultades encontradas últimamente”. La Comisión presentará el 4 de mayo propuestas para reforzar la política de la UE en materia de inmigración y las relaciones con los países del sur del Mediterráneo.
   Barroso ve fundamental establecer acuerdos de asociación con los países de la zona que incluyan una asistencia de la UE para la reconstrucción y, en particular, para la readmisión de inmigrantes irregulares, a cambio de “un compromiso claro de estos países de asumir sus responsabilidades en materia de emigración irregular”.
   En la actualidad, forman parte del territorio sin fronteras interiores de Schengen los siguientes países: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Noruega, Polonia, Portugal, República Checa, República Eslovaca, Suecia y Suiza.